Noticias Libertad de Prensa

Gigavisión decide retirar temporalmente a su periodista tras detectar un plan de hostigamiento de la Policía

“Asumo esta determinación para tratar de precautelar la seguridad de nuestras familias. Lamento la cobardía y el abuso de poder de este gobierno que no tiene límites, pero sí tiene fecha de expiración”, sentenció Junior Arias.

Jorge Arias, director de  Gigavisión, decidió apartar a su hijo y periodista Junior Arias de sus labores informativas temporalmente luego de detectar un plan de la Policía que pretendía sembrar pruebas para que miembros de la familia del comunicador tenga problemas con la justicia. 

 

Esta medida se habría tomado en respuesta a la serie de publicaciones sobre corrupción que realizó el periodista, durante el presente gobierno transitorio, que provocó renuncias de autoridades y procesos judiciales.

 

Jorge Arias detalló que un coronel de la Policía, de apellido Velasco, fue encomendado a realizar ese trabajo por sus mandos superiores, pero éste se negó y eso le valió el relevo de sus funciones en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de Santa Cruz, luego se confirmó que otro oficial entró en reemplazo de Velasco.  

 

“Ante esta situación hemos decidido pedirle a Junior que se acoja a una licencia temporal de unos días, esperamos que no sea largo. ¿Cuál es el objetivo? No es que estemos retrocediendo, no es que entremos en miedo. La razón es que queremos verificar si es que existe o no las condiciones en este país para realizar nuestro trabajo periodístico. Queremos saber si el Estado nos puede o no brindar las garantías que se necesitan para el ejercicio libre, independiente y soberano para la libertad de expresión”, resaltó el director de Gigavisión. 

 

Junior Arias aceptó el retiro temporal enlistando una serie de publicaciones que habrían incomodado al gobierno transitorio como: el caso Entel y la huida de su exgerente Elio Montes, el uso indebido de aviones de la Fuerza Aérea por parte de la hija de la Presidente y el Ministro de la Presidencia, contratos con gastos excesivos en Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, tráfico de tierras en el Instituto Nacional de Reforma Agraria, corrupción en la Gerencia Distrital en La Paz de Impuestos Nacionales y, el caso que más compromete, la compra con presunto sobreprecio de agentes químicos para la Policía mediante un intermediario que estaba siendo juzgado por tráfico de armas en 2001.

 

“Asumo esta determinación para tratar de precautelar la seguridad de nuestras familias. Lamento la cobardía y el abuso de poder de este gobierno que no tiene límites, pero sí tiene fecha de expiración”, sentenció Junior Arias.

 

Esta mañana, la Oficina de la Alta Comisionada de la Organización de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Bolivia recordó al gobierno transitorio, sobre el caso Gigavisión, que “en un sistema democrático las autoridades están sometidas a un mayor escrutinio público y deben favorecer el debate bajo un clima de apertura al trabajo de la prensa”.

 

El lunes pasado, el relator Especial Para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Edison Lanza, manifestó su “grave preocupación por respuesta del Ministerio de Gobierno de Bolivia a la investigación periodística sobre compra de gases antidisturbios” y pidió dejar de estigmatizar al medio de comunicación y rendir cuentas sobre la denuncia.

 

Hasta la fecha, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, no realizó ninguna declaración al respecto y ya no practica sus apariciones habituales ante los periodistas. Sólo se emitió un comunicado oficial escueto negando la versión del periodista y advirtiendo que no descansará  que el periodista Arias se retracte y devuelva la dignidad de las autoridades a las que aludió en su última denuncia.
 
 

 

 

 

Publicado por: Freddy Poma Fernandez

Director Ejecutivo de Buena Fuente. Titulado en Comunicación Social de la Universidad Mayor de San Andrés.