Noticias Economía

Trabajadores del periódico La Razón declaran paro de 24 horas y exigen la renuncia de su directora

El Sindicato de Trabajadores de La Razón también observa el actuar de los dos inmediatos colaboradores de Benavente por la pérdida de credibilidad del periódico, ya que comprometieron la imparcialidad del medio con el gobierno de Evo Morales y como consecuencia se registraron caídas en las ventas del impreso, factor que incide en la débil economía de la empresa para cumplir los compromisos con sus trabajadores.

Ante la desatención del voto resolutivo emitido el pasado 9 de enero por parte del empresario Carlos Gill, los trabajadores del periódico paceño La Razón decidieron ejecutar un paro de 24 horas desde las 00.00 de hoy como medida de presión para la exigencia del pago de sus sueldos adeudados y la renuncia de su directora Claudia Benavente.

 

El principal problema que atraviesa el matutino es la falta de pagos y la inestabilidad económica que viene arrastrando desde hace un par de años. La situación se agravó cuando la exministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, incluyó a este impreso en la lista de medios comprometidos económicamente por deudas millonarias en impuestos y otros compromisos sociales. Sin embargo, en una entrevista con el periodista cruceño Carlos Valverde, el empresario Gill sostuvo que todas sus empresas gozan de una buena salud económica, afirmación que no se refleja en las necesidades de los trabajadores de La Razón.  

 

Los periodistas no descartaron que la edición impresa de mañana no circule por las calles ya que decidieron no realizar la cobertura diaria; sin embargo, admitieron que existe un grupo intimidado que podría no respetar el paro declarado por el sindicato de trabajadores. 

 

“Reiteramos nuestro pedido de renuncia de la señora Claudia Benavente por promover una actitud de divisionismo entre los trabajadores de la empresa; por su falta de diálogo y acercamiento con este sector; por su posición parcializada con un trabajador externo que desprestigió a la planta de redacción, a la que hizo ver como un ente censurador –y cuya férrea defensa fue ratificada en la última reunión que se sostuvo con los fotoperiodistas–; por la mala administración de la empresa, que llevó a construir sin los sustentos técnicos (la infraestructura presenta demasiadas rajaduras y es un peligro para el personal); por la mala administración del periódico y la falta de dirección periodística en los diferentes procesos de elaboración de un medio impreso, cuya prueba es un fracasado ‘proyecto de convergencia’; y por la sostenida actitud de soberbia y prepotencia hacia sus subalternos. La actitud de la Directora se ha explicado por demás, y ella a la ironía para deslegitimar nuestra demanda”, indica el punto 2 del voto resolutivo emitido anteayer. 

 

El Sindicato de Trabajadores de La Razón también observa el actuar de los dos inmediatos colaboradores de Benavente por la pérdida de credibilidad del periódico, ya que comprometieron la imparcialidad del medio con gobierno de Evo Morales y como consecuencia se registraron caídas en las ventas del impreso, factor que incide en la débil economía de la empresa para cumplir los compromisos con sus trabajadores.

 

En uno de sus último puntos, el voto resolutivo resalta que los trabajadores tienen un firme compromiso con la empresa que los emplea y no permitirán que se arriesgue la fuente laboral de casi 400 familias. Sin embargo, lamentan que existan versiones en sentido contrario que van circulando desde los cargos jerárquicos para dividir a los trabajadores y agravar el problema. 

 

El sindicato adelantó, en el punto 6 de su documento, que no se descarta más medidas de presión de no ser escuchados. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado por: Freddy Poma Fernandez

Director Ejecutivo de Buena Fuente. Titulado en Comunicación Social de la Universidad Mayor de San Andrés.