Defensor presenta Proyecto de Ley de Protección de Creencias Religiosas, Espiritualidades y Lugares Sagrados

Defensoría del Pueblo

En un acto con espiritual y ancestral,  la Defensoría del Pueblo presentó este 9 de agosto, cuando se celebra el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, el Proyecto de Ley de Protección de Creencias Religiosas, Espiritualidades y Lugares Sagrados, que fue  trabajado, consensuado y socializado con guías espirituales, amautas,  organizaciones indígenas y otros  de diferentes latitudes del país.

El proyecto está compuesto por 4 capítulos, 13 artículos, una disposición transitoria y una derogatoria. Tiene por objeto proteger y garantizar el ejercicio de las creencias religiosas, espiritualidades y lugares sagrados, de las naciones y pueblos indígena originario campesinos y Pueblo Afroboliviano.

La aplicación y cumplimiento de la norma estaría a cargo del nivel central del Estado y las Entidades Territoriales Autónomas en el marco de sus competencias en materia de protección de tales derechos, así como de sus instituciones propias. Contiene principios y definiciones acordes al objeto de la misma, respecto a las prácticas ancestrales, religiosas y espiritualidades de acuerdo a su cosmovisión y libre determinación.

Dentro de los contenidos del Proyecto, de acuerdo al Defensor del Pueblo, David Tezanos Pinto, se contempla: "la revitalización de sus ceremonias tradicionales y costumbres espirituales, de acuerdo a su cosmovisión y libre determinación; la diferenciación cultural, respecto a aspectos de creencia religiosa, espiritualidades, prácticas espirituales de manera voluntaria y conforme a su libre determinación; la búsqueda de la restitución del patrimonio cultural de creencia religiosa y espiritual que le ha sido arrebatado; acciones de convivencia armónica interreligiosa sin discriminación; el desarrollo de mecanismos propios de salvaguarda de sus creencias religiosas, espiritualidades y prácticas espirituales; la concepción y respeto de creencias ancestrales, religiosas, espiritualidades, prácticas, cosmovisión y costumbres como derechos que se ejercen de manera  individual, social y colectiva en sus comunidades y fuera de ellas”.

Por otra parte, se plantea que las políticas de protección, promoción y garantía del ejercicio de las creencias religiosas, espiritualidades y salvaguarda de lugares sagrados, serán formuladas por el Órgano Ejecutivo a través del Ministerio encargado de Culturas.

Asimismo, se establece la prohibición a toda persona natural o jurídica a profanar, desnaturalizar, destruir, menoscabar, atentar contra la integridad material e inmaterial, impedir o restringir el acceso a lugares sagrados, bajo sanción conforme a ley.

En cuanto a políticas de revalorización de lugares sagrados, se establece su promoción, difusión, sensibilización y educación, así como otros ámbitos, incluida la declaratoria de un lugar sagrado como patrimonio cultural.

Finalmente, se propone la creación de la Comisión Nacional de Protección de Creencias Ancestrales, Religiosas, Espiritualidades y Lugares Sagrados (CN PROCARES), conformado por entidades del nivel central del Estado, así como de los representantes nacionales de sus guías espirituales, determinando funciones y acciones a realizar.